Quizá el coronavirus no sea tan malo.

Quizá un pequeño germen haya sido la manera que tiene la naturaleza de oxigenarse y de recomponerse.

El coronavirus ha conseguido algo que nadie había logrado antes, las fábricas echan menos humos y hay menos vehículos circulando. Los gobiernos parece que empiezan a colaborar entre ellos, con una misión común, sin importar banderas y colores.

El coronavirus ha conseguido que las personas salgamos en masa a los balcones a aplaudir y a emocionarnos, a que demos el valor que tiene un simple paseo y a darnos la oportunidad de parar y reencontrarnos con nosotros mismos.

Hace tiempo que tengo claro que lo importante no es lo que sucede, sino cómo lo afrontamos. Y esto vale para la vida personal y para los negocios.

Aunque esta situación acaba de empezar y lo peor seguramente está aun por llegar, todo acabará y entonces será cuando tengamos la oportunidad de decidir si queremos seguir viviendo como hasta ahora o queremos hacer algo distinto.

Si vamos a seguir aplaudiéndonos o volveremos a ignorar las situaciones ajenas

Si vamos a tomar las riendas de nuestra vida o volveremos a hipotecar nuestro tiempo a cambio de un salario

Si vamos a agradecer por lo que tenemos o volveremos a amargarnos por lo que nos falta

Después de todo, paradójicamente en China, los conceptos Crisis y Oportunidad no son tan distintos. Quizá esta crisis sea la gran oportunidad de nuestra vida y que quizá, el Coronavirus no sea tan malo


Alberto Pujol:

Ver Comentarios (4)

  • sin duda esto es una gran oportunidad para corregir errores y creo que España y todos saldremos reforzados de esto

    • Totalmente de acuerdo contigo, ¡muchas gracias por comentar!

  • Muy de acuerdo con todo lo que dices Alberto. Esto es una oportunidad y ese debe ser el enfoque.... para poder sacar el lado positivo. Tiempo de aprender, tiempo de retos, tiempo de cambios.

    • Gracias Helen por comentar. Ojalá aprovechemos la oportunidad!

Esta web usa cookies

Leer Más