¿Qué mentiras te estás contando?

Mentimos, así es. Todos mentimos y el que diga que no… ¡miente!

Porque la mentira es un recurso humano que hace 50.000 años nos permitía sobrevivir para esquivar depredadores o trazar trampas y que hoy en día, nos permite sobrevivir en la sociedad. Sobre esto quiero hablar en el artículo de hoy ¡vamos a ello!

🎧 ¿Te da pereza leer? Escúchalo en formato Podcast 👇

¿Quién no ha puesto alguna vez en el currículum que tiene un nivel altísimo de inglés? ¿O le ha dicho a sus padres: No… el profe no nos ha puesto deberes este fin de semana..?

Estas mentiras totalmente conscientes las hacemos por un claro beneficio propio pero no es de esa clase de mentiras que os quiero hablar hoy, sino que quiero hablar de las mentiras inconscientes.

Aquellas que nos contamos para validar una idea o para aceptar una situación.

Para hablar de esto, quiero hablaros de un experimento que hizo el psicobiólogo Gazzaniga a un grupo de personas. Prestad atención a esto porque es muy, muy interesante.

Desconexión entre hemisferios

Para poneros en situación, en la década de los 60, se descubrió que el “cable neuronal” que conecta los hemisferios derechos e izquierdos del cerebro, se podía desconectar. Esto se hacía básicamente sobre personas que sufrían de epilepsia, para evitar que las tormentas eléctricas del cerebro durante un ataque epiléptico fueses más débiles.

Aprovechando la situación de que esas personas tenían desconectados entre sí ambos hemisferios, Gazzaniga experimentó con ellos.

A ese grupo de personas, les enseño 2 imágenes, su campo visual izquierdo la foto de un pollo y en su campo visual derecho, la foto de un paisaje nevado.

De esta forma, un hemisferio del cerebro solo recibía la imagen del pollo, y el otro hemisferio solo recibía la imagen del paisaje nevado.

Luego Gazzaniga, hizo elegir a esos participantes entre distintos objetos, aquellos que tenían alguna relación con lo que habían visto.

Todos los participantes eligieron la foto de un gallina (en referencia a la imagen del pollo) y una pala de nieve (en referencia a la foto del paisaje nevado)

Hasta aquí todo normal, pero entonces Gazzaniga les preguntó a uno de ellos: ¿Por qué has escogido la foto de la gallina y la pala? Y la respuesta de ellos fue: La imagen de la gallina por el pollo y la pala, ¡para limpiar el granero!

Completar historias contando mentiras

¿Por qué mintió? Simplemente para completar una historia incompleta para ellos. Intento explicarlo mejor.

El hemisferio izquierdo de nuestro cerebro, es la parte más racional, más lógica y entre otras cosas, se encarga del lenguaje y de dar un sentido lógico a las informaciones que recibe. Es una especie de intérprete que completa nuestras historias rellenando esos huecos incompletos usando pistas parciales y conectándolas entre si, dándole un sentido racional a la historia

En el experimento, la pala había sido recogida por el hemisferio derecho, el hemisferio izquierdo nunca vio la imagen del paisaje nevado y al estar ambos hemisferios desconectados, el hemisferio izquierdo no entendía por qué había una pala en la escena, así que tuvo que inventar algo creíble que diese sentido a la gallina.

Limpiar el granero fue la mentira inconsciente que tuvo que crear el participante para que la historia tuviese sentido.

Reflexiones finales

Ahora, si reflexionamos sobre ello. Nos podemos dar cuenta de la cantidad de mentiras que nos contamos cuando no tenemos la información completa de las cosas. Lo más peligroso de esto es que son mentiras que nos creemos absolutamente por que bajo nuestro punto de vista, son las únicas realidades posibles para completar o validar la idea que tenemos sobre algo.

Llevando esto al terreno del emprendimiento, nos damos cuenta de la cantidad de veces que nos contamos cosas para no atrevernos a dar un paso al siguiente nivel, para no tomar esa decisión complicada, para desconfiar de las oportunidades, para procrastinar y dejar las cosas para otro momento…. Todo son mentiras que nos contamos para, de alguna forma, calmarnos y darnos permiso de seguir en la rueda de la rata, dando vueltas sin parar sobre un mismo lugar.

Quizá es un buen momento para hacer algo distinto, dejar de creerte todo lo que te cuentas porque al fin y al cabo, tu hemisferio izquierdo no es del todo sincero. En cambio, el hemisferio derecho, mucho más emocional e intuitivo, puede darte mejores respuestas, seguramente menos lógicas, pero más correctas.

Quizá es un buen momento para atreverte a hacer aquello a lo que aún no te has atrevido, por algún miedo que te ha contado tu hemisferio izquierdo.

Recuerdo que en mi caso, algo que me costó mucho romper al iniciar mi negocio, fue el miedo a invertir económicamente, intenté evitar gastar porque mi hemisferio izquierdo me contaba historias que me hacían desconfiar de mí mismo.

Seguramente tú también estés enfrascado en alguna historia, en alguna mentira que tú mimo te estás contando y que te estás creyendo y que te impide avanzar…

Sería un gran ejercicio que pensases sobre ello, que detectases qué mentira te estás creyendo y sobre todo: ¿Qué piensas hacer distinto a partir de ahora?

Con ese pensamiento me marcho hasta la semana que viene… un abrazo y ¡disfruta de la vida!

Alberto Pujol:
Entrada Relacionada

Esta web usa cookies

Leer Más