La gallina y los patitos

¿Qué tal estás? Yo genial aunque he estado un tiempo sin escribir por aquí. He estado sumergido en varios lanzamientos y no he podido estar en todo.


💥 Reserva tu plaza para el próximo webinar 👇

RESERVAR PLAZA EN EL WEBINAR

El caso es que ya estoy de vuelta y lo voy a hacer contando un cuento. Me encantan estas fábulas con metáfora que me hacen plantearme cuál es el mensaje que dejan para mí en este momento, tomar consciencia y si es necesario, tomar acción para cambiar aquellas cosas que no están funcionando como me gustaría.


🎧 ¿Te da pereza leer? Escúchalo en formato Podcast 👇


Cuento de la gallina y los patitos

Había una vez una pata que había puesto cuatro huevos. Mientras los empollaba, un zorro ataco el nido y la mató. Pero por alguna razón, no llego a comerse los huevos antes de huir, y estos quedaron abandonados en el nido.

Una gallina clueca pasó por allí encontró el nido. Su instinto la hizo sentarse sobre los huevos para empollarlos. Poco después nacieron los patitos y, como era lógico, tomaron a la gallina por su madre y caminaban en fila detrás de ella. La gallina, contenta con sus nuevas crías, las llevo a la granja.

Todas las mañanas, después del canto del gallo, mama gallina rascaba el suelo y los patos se esforzaban por imitarla. Cuando los patitos no conseguían arrancar de la tierra ni un mísero gusano, la mama proveía de alimento a todos los polluelos, partía cada lombriz en pedazos y alimentaba a sus hijos dándoles de comer en el pico.

Un día como otros, la gallina salió a pasear con su nidada por los alrededores de la granja. Sus pollitos, disciplinadamente, la seguían en fila. Pero de pronto, al llegar al lago, los patitos se zambulleron de un salto en la laguna, con toda naturalidad, mientras la gallina cacareaba desesperada pidiéndoles que salieran del agua.

Los patitos nadaban alegres, chapoteando, y su mama saltaba y lloraba temiendo que se ahogaran. El gallo apareció atraído por los gritos de la madre y se percató de la situación. -No se puede confiar en los jóvenes -fue su sentencia-. Son unos imprudentes.

Uno de los patitos, que escucho al gallo, se acercó a la orilla y les dijo: «No nos culpéis a nosotros por vuestras propias limitaciones».


¿Qué mensaje puedo sacar de aquí? Pues que a veces nos dejamos llevar por las limitaciones de otras personas, los comentarios ajenos nos hacen dudar de nosotros mismos y de no atrevernos a vivir de la manera que nos gustaría vivir, como si fuésemos con el freno de mano echado…

No sólo los comentarios de otras personas nos afectan, también lo hace lo que está “correctamente” visto por la sociedad en general. Tener una carrera, conseguir un trabajo seguro y estable, casarte y tener hijos… parece que si te sales del patrón no te estás comportando bien pero piénsalo… ¿cuál es la vida que quieres vivir? La tuya o la de otros?

Mi mensaje no es que te salgas del patrón establecido… sino que te atrevas a hacer lo que te apetezca hacer aunque eso, signifique tener que salirse del patrón.

Si no lo haces, es por un solo motivo: MIEDO. Miedo a la incertidumbre, a lo desconocido, a lo que pueda pasar, miedo al fracaso… No puedes dejar que el miedo controle tu vida porque el reloj no se detiene y las cosas no te van a ir mejor, si tu no das lo mejor de ti.

Lectura recomendada

Un libro que leí hace años y que me empoderó lo suficiente como para tomar decisiones muy importantes fue: Poder sin límites de Anthony Robbins. Te recomiendo su lectura si no lo has leído y si ya lo has hecho, no te vendrá mal volver a releerlo. Puedes echarle un vistazo desde este enlace

Y aquí te dejo un directorio con otros libros que han marcado mi vida durante los últimos 10 años -> VER DIRECTORIO DE LIBROS


RESERVAR PLAZA EN EL WEBINAR


Alberto Pujol:

Esta web usa cookies

Leer Más