La importancia de celebrar

celebrar

¿Eres de esas personas que te exiges mucho a ti misma? Cómo si los logros pasasen más desapercibidos y en cambio los errores se convierten en un auto machaque para ti…

 

Quiero hablar de este tema al que opino que no le damos la suficiente importancia, no se suele hablar mucho de esto así que quiero dedicarle un espacio en mi rincón. Quiero hablar de lo necesario que es celebrar nuestros logros.

Le doy mucha importancia porque durante mucho tiempo yo estuve enjaulado con mi juez interno, ya sabes, ese personajillo interior que nos recuerda todo lo mal que hacemos… por suerte hace ya tiempo que jubilé a ese juez para dar paso a conductas que me ayudan mucho más, por ejemplo, la de celebrar cada pequeño avance que tengo.

Siempre insisto en que para alcanzar cualquier objetivo que nos marquemos, antes tenemos que pasar por cada uno de los mini-objetivos que nos llevarán hasta él, es decir, todas las metas que nos propongamos, estarán compuestas de pequeños hitos que nos acercarán a la meta final, de la misma forma que se construye una casa ladrillo a ladrillo. Ya hablé de esto en mi artículo sobre El camino de Santiago que puedes volver a leer aquí

 

Que sean mini-objetivos, no quiere decir que sean sencillos, por lo que no es justo quitarles el valor que se merecen. ¿Cuántas veces después de lograr algo, nos ponemos a trabajar para el siguiente mini-objetivo sin haberle dado tiempo a la celebración del anterior? ¿Qué le estamos diciendo a nuestra autoestima cuando no nos premiamos por los pequeños logros que conseguimos?

 

Este mal hábito hay que cambiarlo, tenemos que dedicar una parte de nuestro tiempo a celebrar los éxitos que tenemos, aunque nos parezcan pequeños, no dejan de ser éxitos logrados a través de nuestra dedicación, seguro que hemos tenido que decir que no a otras cosas por lograr ese pequeño éxito así que, como mínimo, tenemos que premiarnos por ello.

Además, mucho mejor si lo compartimos con otras personas. Parece que nos alimenta más hablar de nuestros obstáculos que de nuestros avances, e incluso llegando a la situación, de creer que contar nuestros éxitos va a generar envidia, celos y malas intenciones por parte de los demás… ¿Qué sentido tiene todo esto? 

 

Celebrar no significa ser arrogante, todo lo contrario, yo lo veo como un acto de humildad. Cuando celebramos, estamos reconociendo lo que nos ha costado llegar hasta allí, que no lo hemos tenido fácil y que somos vulnerables al fracaso. Opino que es mucho más arrogante, pasar por encima de los éxitos como si hubiesen sido “coser y cantar”

a veces se gana, y otras veces se aprende Clic para tuitear

Y no sólo hay que centrarse en los resultados positivos para celebrar, ya que a veces se gana, y otras veces se aprende. Es muy importante que descifres cuál es el significado que le des a avanzar, a veces perdiendo, se avanza mucho más que ganando, y se nos olvida celebrar este punto. 

 

Propongo que penséis en qué objetivo estáis trabajando, y que reflexionéis acerca de cuáles son los mini-objetivos que habéis conseguido últimamente que os han acercado a este objetivo general.  ¿Cuántos de ellos habéis dejado sin celebrar? Pues es hora de empezar a cumplir las deudas pendientes, ¿No? Las deudas hay que pagarlas, ¡Especialmente aquellas que tenemos con nosotros mismos!

Las deudas hay que pagarlas, ¡Especialmente aquellas que tenemos con nosotros mismos! Clic para tuitear

 

¡Os animo a que compartáis conmigo vuestros logros y vuestras celebraciones por ello!

 

Vídeo Curso: “10 pasos para sacar adelante tu proyecto”. ¡Accede hoy totalmente gratis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies